Saltar al contenido

Valor agregado de la papa desde el momento de la siembra

El empresario especialista en el cultivo de papas de la zona de Mendoza, líder de San Tonino S.A., subraya que la cadena de valor comienza desde la misma concepción del lote. Desde la siembra. Y que la agricultura debe pensar en agregar valor desde el momento en el que se planifica qué hacer con las semillas. 

Al contrario de la creencia acerca de que el valor agregado de un producto comienza en una planta de procesamiento, la propuesta y cómo concibe el negocio. El productor y CEO en San Tonino vincula todo lo relacionado al campo con la producción de valor. 

“En medio de los cambios de contexto que sufrió la papa en estos últimos años volvió con fuerza la idea de una industria fuerte en el rubro, que apunta a introducir nuevas variedades de mejor rendimiento y que los cambios de comercialización se estabilizaran, junto con los precios“, detalla el especialista en este sentido. 

No obstante es cierto que las papas requieren condiciones de calidad determinadas para ser comercializadas. 
Y es por eso que los nuevos parámetros que se juegan deben ser tenidos en cuenta al planificar su producción. Los kilos utilizables para consumo fresco deben poder proporcionar tubérculos superiores a los 50 mm, sobre todo cuando se piensa en agregar valor a un lote de papas cosechadas.

Por eso los cuidados y las mediciones, junto al manejo correcto del riego y la información del suelo, son fundamentales a la hora de planificar un rendimiento determinado. 

“Para ir por la mejora de parámetros productivos, es decir, kilos producidos por hectárea en bruto sobre el rendimiento industrial) se hace necesario tener en cuenta parámetros sanitarios, nutricionales y otros que habiliten al cultivo a utilizar nutrientes aplicados a la siembra pensando en maximizar los ingresos netos por hectárea“, destaca el experto.
 De esta forma, buscar en el mercado paquetes de productos que se adecuen al cultivo de papas, alta tecnología satelital, robótica y otras maquinarias específicas o dispositivos electrónicos deben ser vistos como inversión en pos de una ganancia y rendimiento superior futuro y no como un gasto. 

Esto comprende desde fosfitos para resistir enfermedades y plagas, productos biológicos como mezclas de algas y minerales, fertilizantes sólidos en base nitrogenada hasta la contratación de empresas internacionales que venden información satelital aplicada al campo. 
La eficiencia siempre mejora las pérdidas y optimiza el uso del tiempo, la energía y la inversión.

¿Están de acuerdo con Angelo Calcaterra?

Sin dudas, los dichos de este empresario con experiencia en los campos mendocinos, en Pareditas, a 71 kilómetros de la ciudad de San Rafael, demuestran que en el cultivo de papas, el valor agregado comienza en el campo.
Es por eso que se hace necesario dar el paso de la determinación y la convicción desde puestos de decisión, liderazgo y planificación para llevar a través de pasos concretos esto a la práctica.