Saltar al contenido

¿Qué es la agrorobótica en la producción agrícola?

Robótica aplicada aplicada al campo

El líder de San Tonino S.A. ubicado en la Provincia de Mendoza, opina que la robótica aplicada al campo es clave para desarrollar e implementar nuevas soluciones en los cultivos de papas. 

Las máquinas autónomas poco a poco se convierten en una herramienta invaluable para la agricultura y muchos desarrollos aportan un alto grado de eficacia en el rendimiento total de cultivos no solo de papas sino también arroz,
trigo o soja.

El campo estará a la vanguardia si se apoya en la robótica

Los software instalados en los robots trabajan con datos precargados, ya sea en la nube o en las mismas máquinas son el futuro según el experto a la cabeza en San Tonino.

“De esa manera las máquinas son capaces de convertir al instante estos datos en información concreta para modificar su comportamiento al mismo tiempo, con diferencia de fracciones de segundo, a escala de cada metro cuadrado“ especifica el especialista en cultivos de papa y tecnología aplicada.

Es por esto que el norte lo marcan la mecatrónica y la agro robótica que se dedican al campo y a la aplicación de dispositivos para el sector agroindustrial.
Si bien es cierto que una sembradora de precisión ya involucra a la agro robótica, la idea es seguir evolucionando hacia la total autonomía de la máquina. 

“La robótica crece al servicio de la automatización de las industrias más importantes como la aeroespacial y la automotriz, pero la realidad es que actualmente muchos otros rubros de actividad económica la adquieren en el seno de su funcionamiento» advierte el especialista.

“Es así que la inteligencia artificial, los sensores, los mecanismos de servicio, el posicionamiento satelital y las telecomunicaciones dieron a luz una gran cantidad de tecnologías, métodos, aparatos y experiencias que bastan como para solucionar cada vez más problemas en menor tiempo, con más exactitud, seguridad, de forma más sustentable, disminuyendo los recursos utilizados y previniendo el impacto negativo en el ambiente“, señala el experto.

Inau es un robot que ejemplifica esto que especifica el especialista. Son robots desarrollados a nivel nacional capaces de moverse dentro de un invernadero, diseñar su plan de actividades, producir mapas 3D, aplicar fertilizantes según las necesidades y con perspectivas de que muy pronto aprenda a cosechar, cortar, podar y otras actividades útiles para los productores. 

Con investigación y apoyo de parte de la ciencia y la tecnología las perspectivas de mejora en la productividad del campo sin dudas se acrecienta. 

Los robots pueden medir el clima, la humedad, la temperatura y la radiación. Controlar con medidas estos factores y resolver problemas cotidianos en el campo. “En lo que a mí respecta, toda inversión para desarrollar este campoe es una apuesta segura al futuro“ , concluye Angelo Calcaterra.