San Tonino SA. Angelo Calcaterra

san-tonino-angelo-calcaterra-papa

Robótica aplicada al cultivo de papa: la revolución agrícola por Angelo Calcaterra

Innovación electrónica, mecánico, software, geoposicionamiento orientada a la siembra, monitoreo y cosecha

 

El rendimiento es el tema que desvela a los productores agrícolas. La calidad de sus productos no se queda atrás y la optimización de la cosecha es siempre un tema de debate en encuentros profesionales, científicos y técnicos.

Por eso, el tema de la robótica viene cobrando fuerza hace algunos años como una posible solución para campos emblemáticos del país como San Tonino S.A. ubicado en Mendoza, en la localidad de Pareditas, a 71 kilómetros de la ciudad de San Rafael.

 

San Tonino S.A.

Los lotes donde se cultivan papas dentro de la propiedad agrícola de Angelo Calcaterra, experto en este tipo de siembras, se encuentran en un microclima conocido como continental, mesotermal y árido. Se trata de un pequeño polo mendocino de frío.

La características climáticas hacen que esta tierra sea ideal, pero aún así a Angelo Calcaterra le preocupa incrementar el rendimiento y la calidad de su producción, como a los demás productores paperos de la zona, incluidos los de Buenos Aires, Córdoba y otras provincias que suelen reunirse a discutir estos temas.

 

Robótica aplicada

Hace unos años en diversos encuentros con profesionales del área, Angelo Calcaterra tomó contacto con el hecho de que la robótica aplicada es una realidad más que posible para el territorio argentino en el que trabaja.

Por esto, estudia actualmente cuál de las soluciones se adapta mejor a sus necesidades y comparte la información con sus colegas, ya que el mercado que crece colectivamente devuelve un escenario más competitivo a nivel local e internacional y el lo sabe.

“La robótica cuenta con distintas dimensiones al día de hoy y otros tantos terrenos inexplorados que los productores pueden colaborar a desandar, impulsando el conocimiento científico como una pieza clave más“, opina Angelo Calcaterra.

De esta manera, la implementación electrónica, mecatrónica, de software, geoposicionamiento y con fines de monitoreo de la siembra o la cosecha se convierten actualmente en una realidad.

En Argentina hay casi 8 millones de hectáreas sembradas con distintos dispositivos de precisión y tecnología robótica.  Es uno de los países más tecnificados para la producción de granos, por ejemplo.

“Los desarrollos agrícolas que venimos trabajando ya experimentan con robots que están más cerca de hacerse cargo de una parte del sembrado, también de la cosecha y la pulverización“, cuenta Angelo Calcaterra en este sentido.

Y aunque aún hay varias tecnologías diferentes en período de prueba para saber cuál es la más adecuada, lo cierto es que el concepto de agricultura de precisión ya es un hecho.

Las acciones más complejas deben ser intervenidas por otros actores del mundo de la agricultura, control humano siempre y tecnología de la información aplicada.

“Sin embargo, vamos lentamente caminando hacia un lugar de no retorno con respecto a la delegación de más tareas de las que se pueden imaginar“.

El especialista señala que con datos precargados se hace un seguimiento de un cultivo y se logra anticipar plagas, enfermedades, identificar malezas, detectar fallas en la fertilización o realizar tareas que corrijan errores al momento del sembrado.

Hay software capaces de tomar decisiones sin necesidad de operarlos, de modo que la aplicación de soluciones se vuelve mucho más rápida.

Si bien todo necesita ser probado y la implementación vigilada, las esperanzas de que esto se afine cada vez más y se refleje paulatinamente en el rendimiento es inmensa.

El campo habrá cambiado su realidad y problemas antes inabarcables comienzan a ser eliminados con facilidad.

Un panorama, sin dudas, prometedor.

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *