Saltar al contenido

Responsabilidad social empresarial: un factor clave

El agro se sube a la tendencia de la responsabilidad social corporativa

No se trata solamente de reputación. 

El sector empresarial en su totalidad hace unos años ha reparado en la importancia de la responsabilidad social como clave de gestión corporativa. 

Por supuesto, las actividades económicas vinculadas al campo están incluidas en este concepto. 

El líder de San Tonino S.A., destaca que en su experiencia la crisis financiera, los contratiempos a causa de la pandemia u otros factores no conforman razón suficiente como para dejar de lado este ítem empresarial vinculado a la correcta gestión.

La Responsabilidad Empresarial

Angelo Calcaterra es un empresario argentino con vasta experiencia en materia de gestión de equipos, negocios dentro del agro y experto en el cultivo de distintas variedades de papa para exportación y abastecimiento del mercado local. 

Su estrategia en cuanto a la responsabilidad social empresarial ha sido últimamente basarse en dos conceptos: el de reputación y en los grupos de interés. 

Los modelos de negocios han ido evolucionando y el profesional y Ceo en San Tonino entiende que hay que acompañar estos movimientos hacia la flexibilización y la incorporación de nuevos temas y filosofías para acompañar el crecimiento del propio negocio. 

“Tener en claro que los grupos de interés son los que pueden verse afectados o afectar los objetivos de la empresa sirve para tenerlo en cuenta y desarrollar acciones para contenerlos, guiarlos, darles beneficios o información para que su conversación sea funcional a los objetivos empresariales“, especifica el especialista. 

Por otro lado, para mantener el éxito de estas acciones en el tiempo hay que tener en claro cuales son sus aspiraciones. 
“El conocimiento y análisis de los grupos de interés pueden darnos una pista para basar en él todo un sistema organizativo de gestión del negocio que debe ser revisado constantemente“, advierte el profesional. 

Además, según el experto, conviene entender pronto que ocuparse de gestionar la reputación de la empresa construye a favor de los objetivos. 

“Muchas veces es difícil convencer a los accionistas acerca de la utilidad de invertir dinero en algo que para ellos es intangible, sin embargo una compañía puede ser destruida gracias a la ausencia en la gestión de las acciones vinculadas a mantener el alto su reputación“, señala con énfasis el experto. 

La justificación económica detrás de los esfuerzos por desarrollar herramientas eficaces que apunten a ordenar, organizar, gestionar y planificar todo lo vinculado a la responsabilidad social empresarial es un esfuerzo más que los ejecutivos deben hacer. Lo más importante es que no es en vano. 

“Los resultados que comienzan a ver cuando las organizaciones comprenden esta importancia y destinan parte de su equipo a la implementación de estrategias concretas en este sentido habrán por sí solos“, sentencia el profesional. 

Una de las claves, de las muchas que señala el especialista es la creación de valor por parte de la empresa con un destinatario preciso y claro: los grupos de interés antes mencionados. 

Si una empresa logra afianzar ese vínculo con el grupo de interés, brindarles algo que valoren, sea información, un espacio, un beneficio cualquiera, en última instancia estará mejorando su negocio. 

Proveedores, empleados, colaboradores. Una empresa es sostenible a largo plazo – indica Angelo Calcaterra– si sus objetivos son sostenibles en el tiempo.