Saltar al contenido

Angelo Calcaterra: el experto en cultivo de papa asegura que es posible incrementar volumen y cantidad gracias a las nuevas tecnologías en fertilización

tecnologías en fertilización

El especialista se encuentra convencido de que se puede incrementar sustancialmente tanto la calidad como el volumen de la producción papera gracias a las tecnologías de avanzada en materia de fertilización. 

De hecho, Yara dio a conocer un programa integral que posibilita una mayor rentabilidad para el productor papero.

Desafíos del sector papero

Entre los principales desafíos de este sector en Argentina está llegar a satisfacer las exigencias cada vez mayores en cuanto a la calidad de la industria. Para colaborar con el productor a cumplir con estas metas, Yara – una empresa noruega- dio a conocer en el mercado la solución “Rica Papa“. 

Esta tecnología incorpora herramientas muy novedosas en cuanto al propósito de promover el acceso de los agricultores a nuevas maneras de fertilizar vía innovadoras tecnologías. 

“Los ensayos realizados evidencias importantes crecimientos en la productividad de mejores y más cantidad de papas, más uniformes y saludables que significan mayor rentabilidad final para el productor“, expresó el experto luego de estudiar algunos informes preliminares. 

De esta forma, Rica Papa es una manera de disminuir el porcentaje de los rechazados y descartes que se producen en el circuito de la papa comercial. 

Es por ello que es tan importante para el productor: viene a cubrir uno de los desafíos considerados más difíciles de sortear, ya que poder controlar el factor “fertilidad“ se vuelve clave en un mercado tan volátil que es comercializado en moneda local, en base a un cultivo riesgoso vinculado al tema de enfermedades vegetales y plagas. 

El arquitecto señala que este programa brinda el asesoramiento necesario y la capacitación profesional a los productores en las etapas más críticas del proceso del cultivo incluyendo desde la siembra hasta la cosecha. 

Ofrece, además, un análisis exhaustivo de todos aquellos factores que afectan a la producción y sobre todo a una adecuada nutrición del cultivo. Esto último es esencial para poder cumplir con el potencial de rendimiento en cada zona. 

“Se trata de una tecnología que se basa en tres pilares fundamentales – relata el productor luego de interiorizarse en el producto-: la experiencia, la seguridad y abundancia de tener distintas líneas de fertilizantes que habiliten a conseguir el máximo potencial diferenciado del rendimiento del cultivo y la información confiable porque ofrece una cadena de asesores técnicos y distribución para el sector papero en específico“. 

El análisis de los factores que pueden estar afectando la producción actualmente o lo pueden hacer en un futuro más o menos inmediato es información de valor para destacar entre todo lo demás. Pero lo cierto es que cada uno de los datos colabora a tener una perspectiva completa de cómo gestionar mejor el cultivo para optimizar cantidad y calidad, como bien dijo al principio el especialista.

La información confiable siempre impacta en el manejo sustentable y correcto de un cultivo. Impacta, por supuesto, en su cadena de distribución y en el trabajo del personal técnico del sector papero. 

Dentro de estos servicios y productos bajo el paraguas de Yara Champions, se busca premiar a los productores que realicen la mejor gestión y retroalimentar un círculo positivo en donde todos se beneficien. Es un “win to win“, destaca el especialista.

Todos los datos que fueron obtenidos de ensayos en el campo demuestran que la solución incrementa el rendimiento hasta un 20% y disminuye los descartes y rechazados hasta un 19%. Las cifras son importantes. 

Esto es importante, porque lo hace sostenible en el tiempo y en este sentido es resultado de un compromiso sostenido entre proveedores y clientes enfocados en el desarrollo y la transferencia de conocimientos específicos que buscan optimizar resultados, es decir, rápidamente pasar al plano de lo concreto. 

Es gracias al constante acompañamiento de los especialistas agronómicos en distintos estadios que los productores paperos pueden acceder a información confiable para explotar la productividad y maximizar la rentabilidad y la productividad de la cosecha. 

De esta forma, la nueva solución incentiva la aplicación de prácticas de nutrición mejoradas que colaboran a minimizar los riesgos y proteger el medio ambiente, volviéndose así aún más sustentable.

Como sabemos, la papa entra en la categoría nutricional de “superalimento“ y se trata del principal cultivo hortícola a nivel internacional. En Argentina ya se siembran más de 80.000 hectáreas de papa y esta actividad es considerada un eje fundamental de la economía local y de exportación. 

Volviendo al motivo por el cual está catalogado como un superalimento: la papa se destaca por su gran capacidad de alimentar a los pueblos. Aporta vitamina C, zinc, hierro y muchos otros nutrientes esenciales. Y posee tanto como el 189% de antioxidantes, sobre todo en su cáscara, por eso la moda de cocinarlas “rústicas“. Su consumo tan solo genera 89 kilocalorías, ya que posee mucha agua, el 35% apenas es materia seca. 

“Es un alimento tradicional de la dieta de todos los argentinos que consumen más de 60 kilos anuales por persona“, subraya el experto para dimensionar su importancia.  

Es por esto que ofrecer alternativas que impacten de manera positiva y generen oportunidades concretas de desarrollo y progreso para cada uno de los productores locales de papa se traducirá siempre en resultados mejorados tanto para ellos como para toda la economía del país, con su “pata“ exportadora y local incluidas. 

“Es decir – puntualiza el productor papero, empresario y experto en cultivos sustentables  -: repunta la economía local, generando más empleo y a su vez se satisfacen todo tipo de demandas de un producto que se exporta pero también que consumen más de 45 millones de argentinos“. Lo cierto es que el cultivo de papa tiene todo por mejorar, todo por crecer.