Saltar al contenido

La papa, la tecnología y el trabajo sinérgico de todo un sector

san-tonino-angelo-calcaterra--

El profesional propietario de San Tonino, Angelo Calcaterra, trabaja en el sector hace años, en los campos mendocinos en la localidad de Pareditas, a 71 kilómetros del Noroeste de la cuidad de San Rafael

Él, entre otros productores paperos, conocen que la planificación, la previsibilidad y el negocio programado de forma segura y a largo plazo mejora las expectativas de todos los agentes involucrados en el circuito de valor. 

Por ello, apoyado en los ciclos positivos y su experiencia trata sus cultivos como un gran plan minucioso, del que tiene en cuenta mil detalles a cada momento. 

La experiencia que esto otorga lleva a pensar el negocio de la papa barajando factores determinantes como son las inclemencias climáticas, las fluctuaciones de los precios, los cambios en los circuitos de exportación, etc. 

Pese a las fluctuaciones, el profesional logra cierta estabilidad a través de los años y por ello comparte sus medidas e impresiones, en esta nota. 

“La industria poco a poco da seguridad y calma a largo plazo y ayuda a tecnificarse”, asevera el experto alentando a los nuevos inversores, productores y pequeños agricultores. 

“Se participa mucho de lo que son los nuevos formatos de negocios, las iniciativas por la agricultura sustentable y se va construyendo una comunidad colaborativa entre los líderes, los equipos y los agentes más pequeños, los comercializadores y el equipo técnico“. 

“Los grandes productores del sector, como puede ser PepsiCo que compra anualmente 50 mil toneladas de papa al año en las zonas principales de producción, más unas 10 mil toneladas de Avena planea seguir invirtiendo en el sector, lo cual es excelente indicio“, destaca el profesional. 

“Mucho del éxito financiero se debe a que nunca dejamos de lado las responsabilidades sociales, el interés en ser sustentables y respaldar a los colegas“. 

El empresario destaca que entre los que venden papas hay convicciones a respetar, que es un universo altamente exigente pero muy solidario. 

“Ahora las naves están dirigidas hacia conseguir sellos de sustentabilidad para nuestra actividad, mejorar el rendimiento de las distintas variedades de papas de la mano de la ciencia aplicada a la tecnología y eliminar el uso de recursos innecesarios disminuyendo riesgos“, enumeró el profesional para sintetizar el panorama del cultivo de papas en Argentina.

La planificación es otro de los puntos importantes para él. “Se trabaja por contratos, con precios definidos, plazos y volúmenes  respetar“, subraya Angelo Calcaterra

En cuanto al modelo de gestión del campo asegura que el truco es incorporar nuevas tecnologías, invertir en información satelital, maquinaria de última generación para controlar las condiciones del suelo, el riego y todo lo que apunte a la calidad del producto final: el tubérculo que se venderá como fresco o para su procesamiento. 

Para el experto, la cultura del trabajo entre los productores y los socios de los paperos es el contexto de todo sector productivo en alza, como lo es el cultivo de papa. 

“Acá nadie está solo. Sino que trabaja en conjunto sabiendo que el cumplimiento de los parámetros y los acuerdos es prioridad para que los negocios propios y ajenos salgan mejor“, opina el especialista por último.