San Tonino SA. Angelo Calcaterra

Huerta en casa por Angelo Calcaterra

Huerta urbana: cómo cultivar papas en casa

¿Es posible ir a buscar la ensalada al balcón, patio o jardín del hogar?

Claro que sí. Las huertas orgánicas en medio de la ciudad ya son un hecho. Las personas poco a poco se han propuesto desde ahorrar hasta comer más saludablemente y, además, realizar un consumo consciente.

Para esto no es necesario disponer de grandes extensiones ni tener campo. Con un macetero grande es suficiente.

El especialista Angelo Calcaterra cuenta que tener en cuenta a la hora de cultivar uno de los alimentos favoritos para hacer puré, papas fritas, ensalada rusa o comerlas rellenas o simplemente a la parrilla: la papa.

La papa: un cultivo noble

Casi todas las variedades de papa son “hijas“ de una sola: la Chiloé. “Para cosecharlas en casa sólo hay que enterrar el tubérculo, de la variedad que se prefiera, y asegurarse que esté cubierto con suficiente tierra fértil o humus“, cuenta el experto Angelo Calcaterra.

También habrá que tener en cuenta que la exposición a la luz no les hace bien. Y claro, rotarlos y que no sea lo único que se cultiva es importante.

“La emoción de buscar en la tierra el tubérculo y saber que lo que se comerá es un alimento sembrado por uno mismo no tiene comparación con ninguna otra cosa, genera una gran satisfacción“, asegura Angelo Calcaterra.

Los principiantes suelen obtener una tanda de papas chicas en sus primeras incursiones y no hay problema. Muchas veces es por falta de espera, pero también están accediendo a papas con poco almidón, cáscara fina y rico sabor a tierra.

“Son pequeñas porque son jóvenes“, afirma el profesional.

“Diez días antes del momento en que se va a cosechar se debe cortar la planta al ras del suelo. Esto se hace para que la piel se ponga más dura, pierda humedad y así el tubérculo pueda guardarse mejor“, detalla Angelo Calcaterra, que añade que lo ideal es guardarlas en bolsas oscuras de papa o arpillera con algunos huecos que permitan la ventilación y nunca en bolsas de plástico.”

 

El sabor está en la variedad

Lo cierto es que experimentar y explorar distintas variedades de papa a la hora del cultivo doméstico lo que provoca es que se pueda entender las virtudes de cada una.

“Hay papas que contienen mucha cantidad de almidón y tienen poca humedad: esas son excelentes para papas fritas, puré y papas al horno. Como plus, suelen absorber adecuadamente la manteca y la crema – relata Angelo Calcaterra-. En cambio, las de alta humedad y escaso almidón son mejores para saltear, asar y hervir. Por la fragilidad de las células que la componen no sirven para puré. Demasiado almidón producirán un puré chicloso“.

Otra cosa  a tener en cuenta al cocinarla y llevarla de la huerta a la mesa es que la papa es una esponja. Absorbe los sabores y por eso es perfecta para “chupines“ (pescado con verduras cocinadas en su salsa a la cacerola) y preparaciones al horno que le permitan saborizarse por dentro con los ingredientes que tiene alrededor.

“Las papas que son ideales para ensalada son las que no tienen tanto almidón y sí tienen buena humedad. Son deliciosas hervidas, peladas y con unas gotas de vinagre“, recomienda Angelo Calcaterra.

Lo cierto es que este alimento tan popular como exquisito es además beneficioso para la salud. Contiene hierro, Vitamina C, que fomenta su absorción, vitamina B1, B3 y B6, potasio, fósforo y magnesio, entre otros nutrientes.

Por eso, la actividad de tener huerta en casa no trae otra cosa que beneficios: comer más sano y nutritivo, preservar el medio ambiente y ahorrar.

Related tags

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *