San Tonino SA. Angelo Calcaterra

papa-calcaterra

El día que la genética logró papas sin manchas

Los investigadores del INTA Balcarce lograron un hito en 2018: modificar el gen del polifenol oxidasa que está presente en el cultivo de papa y es la enzima que provoca la oxidación. De esta forma los daños mecánicos sufridos en la cosecha, transporte y almacenamiento pudieron ser por fin puestos a raya.

Este aporte de la ciencia a la industria de la agricultura modificó con éxito esta enzima que causa pardeamiento enzimático en tubérculos, es decir, que se pongan negros o se oxiden al ser expuestos al aire cuando se los corta. Y esto no sólo es rechazado por el consumidor y la industria, sino que además afecta las propiedades nutricionales de la papa fresca y de los productos derivados de la misma. El exitoso resultado se obtuvo en el laboratorio de agrobiotecnología generando dentro de una célula de papa una maquinaria de edición génica que se dirige especialmente al gen elegido y cambia su secuencia genética.

El día que la genética logró papas sin manchas | Angelo Calcaterra

La técnica que se usó fue la edición génica, también conocida como tijeras génicas. De manera intencional pone en marcha cambios dirigidos en el material genético de plantas y animales de consumo con el objetivo del mejoramiento tanto de su producción como de su calidad.

Sobre el total de plantas analizadas, un 15% mostró cambios en el gen y esto se considera una alta eficacia. Así, el control del problema evita importantes pérdidas económicas para la producción y el total de la industria, teniendo en cuenta todos los productos derivados, un sector clave dentro del mercado interno y externo.

Según los expertos este paso fue el hito que permitió despertar el interés para trabajar en procesos de industrialización que continúan desarrollándose. El logro se constituyó en base de las nuevas técnicas de mejora genética, acelerando y afinando resultados de manera sorprendente. Los beneficios ambientales también comenzaron a partir de allí a estar en la mira para los investigadores que trabajan con esta técnica, así como también el traslado de estas mejoras a cultivos como la soja y el arroz.

Related tags