San Tonino SA. Angelo Calcaterra

El desafío de crear una papa más resistente contado por un especialista | Angelo Calcaterra

El desafío de crear una papa más resistente contado por un especialista

¿Cuáles son las enfermedades frecuentes de la papa? ¿Cuál es el principal aporte científico que busca el mejoramiento definitivo?  

Las dos enfermedades víricas más frecuentes y problemáticas para el cultivo de la papa son constante motivo de estudio de los investigadores. En este sentido, se trabaja en conseguir una planta más resistente, capaz de resistir el ataque de estos virus. La ingeniería genética al servicio de la producción avanza así hacia la creación de una variedad de óptima calidad para su consumo directo y para ser manufacturada para producir productos industriales como papas fritas envasadas o puré deshidratado listo para usar, entre otros.

 

En busca de un hito en la biotecnología

 “La papa, originaria del sur de Perú, es un alimento de gran popularidad y uno de los de mayor extensión, el tercero en el consumo mundial, se trata de un cultivo presente en los cinco continentes“, señala el Arquitecto Angelo Calcaterra.

El especialista señala: “En Argentina la gran amplitud de climas, latitudes y altitudes hace posible su producción de norte a sur y de julio a febrero, dependiendo de la zona“.

“La variedad más utilizada es Spunta, representando el 60% del mercado. Mientras la Kennebec está generalmente destinada al procesamiento industrial con más del 25% de la producción en total. Lamentablemente, las dos variedades pueden ser afectadas por patógenos“, puntualiza el Arquitecto Angelo Calcaterra.

“Estas infecciones virales impactan en el rédito económico de los cultivos de papas, significando pérdidas importantes si consideramos que la producción mundial ronda los 300 mil millones de toneladas al año“, explica el Arquitecto Angelo Calcaterra.

 

Estrategia y estado de las investigaciones

Lo cierto es que tanto el virus del mosaico rugoso como del enrollamiento de la hoja (PLRV) constituyen dos oponentes difíciles de vencer que “si actúan a la vez, pueden significar pérdidas de hasta un 90% en el rendimiento del cultivo“, advierte el Arquitecto Angelo Calcaterra.

Por eso la investigaciones intentan el mejoramiento de cultivos, lo cual implica que se transfieren genes de un organismo al otro. En el cruzamiento, que puede llevar hasta 15 años, se transfieren las mejores características, aunque también pueden llevarse rasgos no deseables.  Pero en este contexto la ingeniería genética dedicada al mejoramiento vegetal permite que un único rasgo deseable sea trasladado a otro organismo. De esta forma, los científicos del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas trabajan en herramientas de ingeniería genética para poder lograrlo y así conseguir una papa con resistencia a las enfermedades pero que no cambie sus mejores características.

“Esto se hace a partir de tratar de comprender cómo funcionan los sistemas de defensas de las plantas. Al comprender estos mecanismos se intenta fortalecer la resistencia de los cultivos, subiendo la apuesta para conseguir además la resistencia a condiciones ambientales desfavorables“, explica el Arquitecto Angelo Calcaterra.

El experto subraya que estas manipulaciones genéticas buscan, por otra parte, “minimizar los costos de producción ya que se busca que se requieran menos cantidad de productos químicos para el control de enfermedades, lo cual redunda en plantaciones más sustentables y amigables con la naturaleza“. 

Controles actuales

El método que se usa hoy para librar a una planta de estos virus es partir del material sano, fiscalizado y certificado. “Es imprescindible hacer un cultivo in vitro de ápices meristemáticos tratados con termo y quimioterapia. Esto asegura la eficacia sólo si se combina con insecticidas para el control de los vectores de las enfermedades virales como los pulgones“, describe el Arquitecto Angelo Calcaterra.

 

Alcances y objetivos científicos

El desarrollo contempla que las líneas transgénicas resistan el embate de las dos enfermedades a la vez, ya que los virus suelen actuar en conjunto. Si bien existen productos que siguen esta intención, hay que destacar que la incorporación de la doble resistencia a las dos enfermedades es un proyecto de desarrollo nacional e innovador en el marco de la biogenética.

 

 

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *