San Tonino SA. Angelo Calcaterra

El cultivo de papa en Balcarce | Angelo Calcaterra

El cultivo de papa en Balcarce

Crece la agricultura nacional gracias a suelos dedicados al tubérculo

El cultivo más importante detrás del arroz y el trigo es la papa.

En Balcarce se llevan a cabo diversas actividades de investigación, servicios y producción de este noble cultivo desde 1940, por lo cual tiene una larga tradición.

Mendoza, Tucumán, Córdoba y Jujuy también son grandes productores a nivel local.

Angelo Calcaterra de San Tonino, ubicado en Pareditas, en el departamento de San Carlos de la provincia de Mendoza es más que un especialista en papa.

Es un hombre apasionado por este cultivo que conoce como pocos el negocio y aporta datos que resultan tan reveladores como interesantes.

“La papa es el tercer cultivo en la alimentación humana después del trigo y el arroz“. Es una fuente de carbohidratos – almidón-, vitamina C, proteínas, minerales que por ejemplo en el puré, combinada con leche, cubre el aporte de aminoácidos esenciales que requiere el organismo“, detalla Angelo Calcaterra.

Por otro lado, cuenta que el mejoramiento de la papa en Argentina inició en los años 40 y que sigue desarrollándose hoy. “El aporte externo de proyectos internacionales que confían en la habilidad local de producir novedades desde el punto de vista científico y técnico, como podría ser una nueva variedad o la mejora genética del cultivo, con su impacto positivo en la efectividad de los suelos“, relata el experto.

Angelo Calcaterra sabe que en  la ciencia y la tecnología aplicada está el porvenir del campo en general y de este cultivo en particular.

“Se está trabajando en identificar genes que tienen que ver con la resistencia a la sequía, que será un tema importante a futuro“.  

Si bien en el sudeste suele regarse la papa, el tema del agua es una de las claves a investigar. Resulta vital para identificar genotipos que toleren bien la falta de agua.

“Las principales investigaciones están enfocadas en el mejoramiento genético, la producción de semilla, la sanidad de los cultivos y sus suelos, la agronomía, la robótica, la tecnología de alimentos y las tecnologías agroecológicas“, enumera Angelo Calcaterra con orgullo.

Muchas actividades de extensión o capacitación cuentan con programas de integración a la investigación que requieren permanentemente de pruebas y de dirigirse al terreno para observar.

Los lotes demostrativos son de gran ayuda y los campos de productores se muestran siempre abiertos a colaborar.

Es gracias a esto, la organización de la producción de la papa en Córdoba y Mendoza, además de en la provincia de Buenos Aires sus productores se vieron beneficiados con la amplitud del catálogo de semillas, gracias a nuevas actividades de los huerteros urbanos y los encuentros entre colegas que colaboran entre sí.

La cuna de este cultivo son los valles altoandinos que se extienden desde Colombia hasta el Norte Argentina. Allí se registran evidencias arqueológicas que documentan su uso desde hace diez mil años“, cuenta Angelo Calcaterra.

El cultivo ahora tradicional en el país es un cultivo tradicional desde el siglo pasado.

La variedad Spunta es la que predomina en Argentina y lo que se prioriza es el cultivo de papa para el consumo en fresco.

En el Sudeste se ubica la principal región productora de papa para la industria que fabrica papas en bastones para vender como papas fritas congeladas o en rodajas, para vender en paquetes. También, para puré deshidratado.

En esta región un 25% de la papa se dedica a estos productos. Sin embargo, procesan variedades específicas y no la Spunta, que no es apta para estos productos.

Por último, Angelo Calcaterra agrega que el productor de papa argentino es uno de los más calificados y tecnificados de toda Latinoamérica. Su información y tecnología lo coloca en una situación competitiva y de liderazgo, asegura el especialista.

 

 

Related tags

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *