Saltar al contenido

Las semillas como puntapié inicial para el crecimiento del cultivo de la papa por Angelo Calcaterra

El cuidado de la semilla como un factor vital para el manejo del cultivo de papas y el éxito de todos los actores del sistema de cultivo, producción y venta.

Angelo Calcaterra, productor papero con gran experiencia en el rubro y dueño de San Tonino S.A. en Pareditas, Mendoza, Provincia de Buenos Aires, Argentina, brinda consejos para mejorar la calidad de las semillas para generar mayor rentabilidad.  

Los agricultores pequeño de países en desarrollo utilizan como semilla de papa los tubérculos cosechados en su finca o aquellos conseguidos de vecinos o en mercados locales de la zona. “Esto suele tener tener plagas y enfermedades, que se acumulan de un ciclo a otro y que llegan a disminuir los rendimientos. El proceso se conoce como degeneración de la semilla”, explica el productor papero. Según demuestra un estudio pormenorizado recomienda la combinación de tres tácticas para atenuar el problema:  las variedades resistentes a las plagas y enfermedades que causan la degeneración, las técnicas realizadas por el agricultor en su finca para manejar la semilla y el uso estratégico de semilla sana producida fuera de ese espacio. 

No hay que olvidar que la papa es el tercer cultivo en importancia del mundo y más de la mitad de su producción ocurre en países en desarrollo del primer mundo. Según informa el CEO de San Tonino en estas naciones el consumo per capita se triplicó

Gracias al potencial rendimiento del cultivo, al alto valor nutritivo y a su diversidad culinaria.

Un dato más a favor del cultivo de papa es que el poco tiempo que necesita para producir alimento le permite aliviar hambrunas y crecer al lado de otros cultivos o intercalarse con ellos, como ocurre con los cereales en Asia y África. 

“Los rendimientos son bajos en los países en desarrollo. La principal causa es la degeneración de la semilla”, apunta el arquitecto. 

Degeneración de la semilla: qué es y cómo se hace

Suena claro, pero es importante aclarar cómo es este proceso. La degeneración de la semilla es la reducción de rendimiento o calidad ocasionada por una acumulación de plagas y enfermedades a lo largo de sucesivos ciclos de propagación vegetativa. En las naciones del Primer mundo se solucionó el problema facilitando a los agricultores el acceso continuo a semilla certificada. Pero, según detalla el experto, esto no sucedió en los países en desarrollo dónde el uso de semilla certificada es mínimo.

En estos países, los pequeños agricultores usan su propia semilla de papa la obtienen de vecinos y en mercados locales. Todo esto genera un manejo súper informal y una semilla de mala calidad rompe y desvirtúa todo el proceso de producción y cultivo. 

Vale la pena aclarar siempre que los sistemas informales o tradicionales de semilla comprenden todas las actividades relacionadas con la producción, manejo y uso de semilla. En tanto, los sistemas formales abarcan las mismas actividades pero supervisadas por el sector público y privado. Angelo Calcaterra, productor papero, señala que la semilla informal puede ser producida en finca o conseguida con vecinos o en mercados locales; la semilla formal es vendida por agricultores especializados y su calidad es regulada por instituciones públicas a través de programas de certificación de semilla.

¿Por qué se degenera la semilla?

Este proceso suele suceder muchas veces y en varias ocasiones los productores no se enteran de esto o no están al tanto de dicho procedimiento que afecta muchísimo a todo el proceso. Cualquier plaga o enfermedad que afecte la calidad sanitaria de la semilla de papa contribuye a su degeneración.

Los virus más famosos y más reportados son los conocidos como PVX, PVY y PLRV y su incidencia depende mucho de la región y el clima en donde aparecen. 

El CEO de San Tonino añade que estos virus incluyen los defectos fisiológicos dentro de las causas de la degeneración de la semilla de papa. Pero a diferencia de las plagas y enfermedades, estos no se transmiten a los cultivos vecinos ni reaparecen por un manejo inadecuado. La solución a este tema es la redefinición del problema de la semilla de papa, concentrarse en toda la cadena de producción y más que nada en los pequeños productores. 

“El problema principal es ahora la degeneración misma. Las técnicas que se pueden aplicar para revertir son: elegir variedades resistentes a las plagas y enfermedades que causan la degeneración, implementar técnicas realizadas por el agricultor en su finca, y animarse al uso estratégico de semilla sana producida fuera de la finca”, detalla el productor papero. 

Algunas otras técnicas realizadas por el agricultor en su finca para manejar su semilla son el integrado de plagas y enfermedades que ataquen la semilla, estaría contribuyendo a manejar el problema de la degeneración en finca. Siempre es importante saber que las otras son las variedades resistentes a las plagas y enfermedades que causan la degeneración y las técnicas para mejorar la calidad de la semilla propia del agricultor. En tanto, su combinación permitiría manejar la degeneración en los sistemas informales de semilla de los países en desarrollo.

Es importante saber que las técnicas más efectivas para manejar la semilla de papa en finca eran la parcela de semilla y la selección positiva, combinadas con el uso de semilla certificada. Tres pasos que son vitales para todo el proceso mencionado son:

La selección de las mejores plantas, el almacenamiento de los tubérculos cosechados de esa selección y la siembra de los tubérculos en la parcela de semilla. Angelo Calcaterra suma que una intervención estatal y de ONG´s en todo este mercado desde el minuto cero hasta la venta es vital para que todo funcione y que el cultivo de la papa vuelva a tener el protagonismo mundial que necesitamos y buscamos.