Saltar al contenido

El ABC del cultivo de papas en el mundo

producción de papas y cosecha en el mercado internacional

Angelo Calcaterra, especialista en cultivo de papas y dueño de San Tonino S.A. en la provincia de Mendoza, Argentina, nos brinda un panorama sobre la producción de papas y cosecha en el mercado internacional. 

¿Cuándo es el momento adecuado para cosechar las papas y cuál es la mejor manera de almacenarlas? Esta pregunta se la hacen todos los que cultivan papas. Aquí, el especialista nos despeja todas las dudas respecto del proceso de producción, cosecha y almacenamiento de este tubérculo en el mercado internacional. 

En general, el momento adecuado para cosechar depende de tres factores: Las variedades de papa que elijas, el clima y los nutrientes del suelo. Para determinar el grado de madurez de las papas del bancal o de la torre de papas, hay algunas señales que pueden servirle de guía para saber si ya es el momento de cosechar o si todavía es demasiado pronto.

Cosecha temprana

La recolección de las papas tempranas comienza cuando el tallo de la papa aún está verde. En el caso de las variedades muy tempranas, esto puede ser ya en junio, y en el caso de las variedades tempranas, la maduración se produce en julio; en general, las papas tempranas tienen un tiempo de maduración de 90 a 110 días, pero por supuesto esto depende de la variedad.

Cosecha de tardías y medio tempranas

Aproximadamente 2 ó 3 semanas después de que el follaje haya empezado a morir y a secarse, las papas tardías y semiprecoces están listas para ser cosechadas. Por regla general, las papas medianamente tempranas o tardías necesitan un periodo de maduración de 120 a 160 días. De nuevo, esto depende de la variedad de papa.

Para asegurarse de que las papas han alcanzado realmente un grado de madurez suficiente para ser cosechadas, puede utilizar el siguiente truco: Desenterrar con cuidado uno o dos tubérculos y frotar la piel. Si no se desprende, sino que se adhiere firmemente a la papa, entonces las papas están listas para ser cosechadas.

Se empieza la cosecha eliminando la mala hierba de las papas antes de desenterrar todos los tubérculos. Tenga especial cuidado de no dañar ninguno de los tubérculos, de lo contrario será muy difícil almacenarlos. Si se daña una de las papas al cavar, basta con procesarla lo antes posible. Esto evitará que se estropee durante el almacenamiento y tenga que ser desechado. Después de cavar, retire el exceso de tierra de las papas e inspeccione la cosecha. Los ejemplares muy pequeños pueden guardarse como papas de siembra para el año siguiente (el rendimiento de las papas de siembra nuevas suele ser mucho mayor). Eliminar inmediatamente los tubérculos con manchas verdes y marrones. Los que tienen manchas verdes pueden eliminarse directamente. Debido a la solanina que contienen, estas papas no son aptas para el consumo ni como alimento para animales.

“También se recomienda dejar que las papas se sequen durante un día aproximadamente. Esto reduce el riesgo de moho durante el almacenamiento”, apunta el especialista en cultivo de papa.

Almacenar las papas

Las papas se conservan mejor a temperaturas entre 4 y 8°C en un cuarto oscuro. Asegúrate de que la habitación está bien ventilada y seca. Las cebollas tienen necesidades de almacenamiento muy similares a las de las papas, pero nunca deben almacenarse juntas. Las cebollas absorben la humedad de las papas y empiezan a pudrirse más rápidamente.

Si también tiene el platito para la la Paul Potatoe, ya tiene un recipiente óptimo para su almacenamiento. Basta con colocar las papas en un estante del Paul Potato y poner el trébol encima a modo de tapa. De este modo, se garantiza que no llegue la luz a la cosecha y que los tubérculos estén bien ventilados a través de los huecos de la base. De este modo, pueden almacenarse durante mucho tiempo. También podés poner las papas en una caja de fruta o simplemente dejarlas sueltas. De este modo, las papas pueden conservarse bien durante semanas y a veces incluso meses.

Si las temperaturas son demasiado bajas, el almidón contenido en los tubérculos se convierte en azúcar y el sabor se vuelve cada vez más dulce con el tiempo. Si las temperaturas son muy superiores a las recomendadas, las papas pueden empezar a brotar. Por lo tanto, compruebe siempre si las papas individuales están brotando pequeños brotes y consúmalas lo antes posible.

El consejo es cosechar las papas en el momento adecuado. No existe una fecha uniforme, ya que el tiempo de maduración varía de una variedad a otra. Como regla general, las papas están maduras cuando el follaje ha amarilleado y se ha secado y está muriendo. 

Una vez muerto el follaje, hay que esperar unos 14 días hasta la cosecha. La razón es que los tubérculos sólo forman una piel gruesa después de que la planta sobre el suelo haya muerto, lo que es importante para una buena conservación.

Lo mejor es utilizar una horquilla para cosechar. Es fácil pinchar en el suelo de forma muy selectiva, para evitar en lo posible que se dañen los tubérculos. El exceso de tierra y las hojas secas pueden sacudirse simplemente con la horquilla. Como alternativa, utilice una pala o una azada para papas.

Hay que tener cuidado con todas las herramientas y tener en cuenta, al pinchar, que los tubérculos pueden estar muy repartidos por el suelo, no sólo directamente debajo de la parte aérea. Por lo tanto, no hay que perforar el suelo en las inmediaciones de la planta y levantar la planta desde abajo. Coloque la horquilla de excavación o la pala en ángulo y utilícela como una palanca.

Hay que sacar la planta completamente de la tierra para cosechar las primeras papas. Para cosechar los tubérculos que no han sido arrancados del suelo con la planta, hay que desenterrar con cuidado la tierra circundante, preferiblemente con las manos. Colocar los tubérculos cosechados en un recipiente de recogida y transporte adecuado. Lo mejor son las cestas de metal o de plástico con mallas más grandes, por las que puede caer la tierra suelta, y así no se puede llevar al almacén. Recoger y transportar grandes cantidades en una bolsa de yute («bolsa de papas»). No lavar las papas que se van a almacenar.

Separe las patatas dañadas en cuanto se cosechen, recójalas por separado y utilícese directamente.

Las papas maduras y sin daños pueden almacenarse en el lugar adecuado durante meses sin que germinen, se arruguen o se enmohezcan. Lo ideal es un lugar de almacenamiento oscuro, fresco y con alta humedad. Cubrirlo con arena de «bodega» prolonga el tiempo de almacenamiento.

Ventile siempre bien el lugar de almacenamiento, pero si hay riesgo de heladas, cierre las ventanas y cubra las papas. 

Las papas se conservan mejor a temperaturas entre 4 y 8°C en un cuarto oscuro. Hay que asegurarse de que la habitación está bien ventilada y seca. Las cebollas tienen necesidades de almacenamiento muy similares a las de las papas, pero nunca deben almacenarse juntas. Las cebollas absorben la humedad de las papas y empiezan a pudrirse más rápidamente.

“Si las temperaturas son demasiado bajas, el almidón contenido en los tubérculos se convierte en azúcar y el sabor se vuelve cada vez más dulce con el tiempo. Si las temperaturas son muy superiores a las recomendadas, las papas pueden empezar a brotar. Por lo tanto, hay que comprobar siempre si las papas individuales están brotando pequeños brotes y consumirlas lo antes posible”, suma Angelo Calcaterra.