San Tonino SA. Angelo Calcaterra

cultivo de papas angelo calcaterra

Cómo incorporar las papas a la huerta familiar

El modo correcto de sumar este noble cultivo a la producción de verdura en casa

La planta que da papas es de naturaleza herbácea.
La papa o tubérculo no es más que un tallo modificado que se une por su extremo a otro tallo o estolón. 

Éste conecta a la planta conecta con tallo principal en el transcurso de su crecimiento. 

Es especialista en cultivo de papa Angelo Calcaterra explica que el extremo contrario o apical de la papa es el que concentra mayor cantidad de “ojos“. 

Por ojos se entiende “un grupo de 3-5 yemas auxiliares progegidas por escamosas hojas. 

Estas se distribuyen en forma de espiral en la parte externa del tubérculo“, detalla Angelo Calcaterra

Es importante decir que hay un mes ideal para comenzar a sembrar papas y es el mes de agosto.

Si la papa es para consumo, por supuesto se usan como semillas papas sanas, libres de virus y trozadas en pedazos que contengan yemas. 

“A su vez es posible utilizar usar papas entreas de 40 a 60 gramos llamadas “semillón“, indica el experto. 

Las papas que ofician de semillas se pueden plantar brotadas y si no están brotadas hay que almacenarlas a una temperatura mayor a 18 grados hasta que surjan los brotes. 

El experto aconseja: “La papa semilla trozada en pedazos se puede curar con insecticida o fungicida y se puede plantar en el mismo momento o bien, permitir que éstas cicatricen un par de días antes de enterarlas“. 

Por otro lado es vital decir que la siempre se debe realizar en lotes con pendientes moderadas, suelo profundo y que presenten características de buena drenación, baja concentración de sodio y sales, entre otros requerimientos. 

Asimismo, Angelo Calcaterra advierte que no se debe realizar el cultivo de papas dos años seguidos en el mismo lote. 

En cuanto a las medidas ideales, el esparcimiento dentro de las líneas de plantación tienen que ser de 20 a 30 centímetros y la distancia entre hileras de 70 a 80 centímetros.

Para saber hasta donde enterrar la papa, el especialista indica una profundidad de plantación que varíe entre los 5 y 10 centímetros hacia abajo. 

Luego de sembrar hay que armar el lomo, para terminar con una profundidad ideal. 

Esto es porque la planta que produce los tubérculos lo hace bajo el suelo. Por ello añadir tierra a la base de la planta, lo cual se llama aporque, es una buena práctica fundamental porque promueve la formación de papas. 

Los tiempos de este culivo son estimativos pero rondan los 120 días, dependiendo de cada una de las variedades de papas que se puedan plantar. 

Cuando la planta comienza a secarse significa que los tubérculos alcanzaron la formación total de su piel y se da la tendencia a que los estolones se desprendan. 

Por eso, si las papas se van a guardar, Angelo Calcaterra recomienda dejarlas en el suelo durante unos días, al menos entre 8 y 10. 

Esto favorece que la piel vaya engrosando, de modo que esta característica pueda prevenir enfermedades que se producen durante el almacenamiento. 

Evita que la papa se reduzca en tamaño a causa de la pérdida de agua. 

Leave a comment:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *